Estímulo económico: un arma de doble filo