Homero Zamorano, acusado de la muerte de 53 inmigrantes, podría cumplir la pena capital.